Opinión Bicicletas Félix Pérez: desatención al cliente y marcas mediocres

Por mi propia experiencia y por las experiencias y opiniones que me han ido dando compañeros de ruta quiero aportar mi opinión sobre Bicicletas Félix Pérez, un concepto de tienda de ciclismo tradicional que compite como una más con las grandes tiendas que han incorporado conceptos más innovadores.
Lo que busco personalmente en una tienda de ciclismo es que la persona que tengo al otro lado entienda de ciclismo, con lo que ese gran concepto engloba. Y esa persona la encuentras en Bicicletas Félix Pérez. Un dueño, el propio Félix Pérez, que ha sido ciclista profesional y que cuenta con una experiencia de décadas al otro lado del mostrador. Normalmente personas como Félix Pérez supervisarían una tienda pero implicándose lo justo. Pero no es su caso. Félix Pérez es una de esas personas que vive el ciclismo. Y como le gusta lo que hace, se implica en los montajes dando el último repaso, haciendo los últimos retoques y ajustes para que todo vaya fino. Un valor que le da a Bicicletas Félix Pérez un toque personal que es muy difícil encontrar en el actual panorama de las tiendas de ciclismo.

Félix Pérez, en su época de profesional con el equipo Teka
Félix Pérez, en su época de profesional con el equipo Teka

Desatención al cliente

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Con la llegada del confinamiento las tiendas de bicis han empezado a vender más y, en el caso de Félix Pérez, ha llegado a un grado de saturación que de nada sirven ya su experiencia ni su buena voluntad. Ahora las colas son insufribles y los arreglos  se hacen al por mayor, con cada vez menos intervención por parte de Félix Pérez y más de personas con menos experiencia.

Marcas mediocres y de poca calidad como Mendiz

A eso se une la vinculación de la tienda con marcas mediocres como Mendiz. Mendiz proclama a los cuatro vientos una «garantía limitada de por vida«, pero no es en absoluto fiable.

Se por experiencias personales que los cuadros de carbono Mendiz son de una calidad escasa y suelen cascar a los años de uso. Y cuando cascan, Mendiz recurre al argumento de que ya no tiene cuadros compatibles. Claro, con la evolución que llevan las bicis casi se puede decir que una bicicleta de gama media queda obsoleta un año después de su compra. Mendiz se pone de lado, y el distribuidor, en este caso Félix Pérez, desatiende al cliente y le puede dejar semanas en el dique seco intentando ponerse en contacto con él por un teléfono que no cogen o por un mail que no leen.

Tras la odisea pasada, sí, el señor Félix Pérez es un crack pero mejor búscate una tienda en la que te miren a los ojos y te atiendan con un poquito más de cariño. Y mejor, en la que trabajen con marcas fiables que no se pongan de perfil cuando lleguen los problemas. Una pena lo que ha sido esta tienda  y cómo está acabando, superada por la innovación de las tiendas online y la escasa rentabilidad de hacer foco en la mecánica.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.