Por qué no montar tubeless

Soy consciente, todo el mundo montando tubeless, y de repente sale el de  EntreGloberos recomendando no ponerlo. ¿Un loco? ¿Un anacoreta? ¿Un proscrito, quizás?  Bueno, toda opinión es respetable, pero pretendo precisamente mostrar en este post  por qué  montar tubeless no es tan bonito como lo pintan. Ya tenéis decenas de sitios que recomiendan lo contrario. Veamos por qué no montar tubeless es una opción tan válida como montarlo. Vamos a desmontar la burbuja del tubeless. Súbete a este post si quieres saber por que.

Es una de las cuestiones que se hace todo aficionado al mountain bike en algún momento. Para la gran mayoría no hay debate posible, el tubeless supera ampliamente las prestaciones de cualquier otra opción. Sin embargo,  tampoco es la panacea, tiene también inconvenientes que hay que tener en cuenta antes de tomar la gran decisión.

¿Qué es tubeless?

Lo primero, ¿qué es tubeless? El tubeless es la utilización de una cubierta directamente pegada a la llanta, prescindiendo, por tanto, de la cámara. Y, entonces, si el tubeless prescinde de la cámara y lo lleva todo el mundo, ¿cuáles son esos inconvenientes por los que no merecen la pena montarlo? Vamos con los principales:

Montar un tubeless no es una operación sencilla.

El montaje de cubiertas tubeless no es una de esas operaciones que pueda hacer cualquiera. Lo normal es que necesites llevarlo a un taller, con el gasto en dinero y tiempo que conllevará. Por el contrario, cambiar una cubierta tradicional lo hace hasta mi madre en pijama. Es una de esas actividades que hasta el ciclista más globero sabe hacer. Primero, para no quedarse tirado en caso de pinchazo. Y segundo, para no ser el centro de las risas de los compañeros durante… siglos? 😊

Pero montar unas tubeless está a mil j.. millas (Marsellus Wallace dixit en la mítica Pulp fiction) de estar al alcance de tod@s. En internet tienes vídeos de cómo montar tubeless. Se puede aprender a hacerlo, como todo en esta vida. Pero es bricolaje, y los que estamos reñidos con él y tenemos poco tiempo, me entenderéis cuando digo que NO QUIERO HACER BRICOLAJE, el bricolaje destroza horas de vida, vapulea ilusiones y te devuelve a la realidad de la levedad del ser en dos minutos. Dedicad a otras cosas vuestro tiempo, vivid la vida.

Tubeless

Si naciste con el dudoso don del bricolaje, entonces sí, inténtalo, pero más adelante encontrarás los inconvenientes de llevar tubeless. Esto mismo aplica a los agraciados que convivan con personas a las que no les importe que salpiques el suelo con líquidos de dudosa procedencia indutrial. Pero, para el resto de los mortales, que quieran tubeless, toca llevarla al taller y  soltar la tela marinera.

La operación es más sencilla para los que ya tienen llantas tubeless, pero volvemos al punto inicial del laberinto, tenerlas supone comprarlas o haberlas comprado y eso vuelve a conllevar la misma monserga: tela marinera.

Sí, se puede…pinchar llevando tubeless

Aquí empieza la relación de inconvenientes para los que ya han montado tubeless. No os penséis que la cubierta tubeless es infalible al pinchazo. Las cubiertas no solo pinchan, también sufren cortes laterales, muchas veces sucede en zonas pedregosas, una piedra colocada en plena Ley de Murphy y zas! Y si el corte es profundo la cubierta tubeless empezará a deshincharse o lo hará de golpe y, a partir de entonces vendrán tus lamentos. Porque la cubierta tubeless va literalmente pegada a la llanta. Y para solucionar el desaguisado tendrás que quitar la cubierta para poner una cámara, sí, has oído bien, una cámara. ¿Pero las tubeless no evitan precisamente tener que llevar cámara? Sí, pero ya ves que no del todo. Cuando una emergencia sobrevenga, la señora cámara llamará a tu puerta.

Y no solo en caso de corte, las cubiertas tubeless autorreparan pinchazos pequeños e incluso medianos, pero si el pinchazo abre un buen agujero en la cámara, la autorreparación no funciona.

Cómo cambiar de cubierta tubeless

Imagínate que tu cubierta ya se ha desgastado y llega la hora de poner una nueva. Una operación sencilla si llevas cámara, se tarda lo que se tarda en arreglar un pinchazo. Pero en tubeless llega la hora de despegar,limpiar, introducir nuevo líquido, en definitiva, otra movida.

Recuerda también que el líquido se seca y cada cierto tiempo hay que reponerlo. Sería un nuevo mantenimiento que sumar al cuidado de tu preciada mtb.

Por qué seguir llevando cámaras

Pues sí, esa es mi atrevida recomendación, continuar con  las cámaras. Ahora ya existen muchas cámaras que vienen con líquido. Y a las cámaras sin líquido también se les puede echar líquido para reconvertirlas en cámaras antipinchazos. Ese líquido te aporta los beneficios del tubeless pero manteniendo los de la cámara: facilidad de cambio, posibilidad de cambiar de cubierta fácilmente, resistencia al pinchazo gracias al líquido autosellante interior…

con tubeless necesitarás más de un juego de ruedas

Si bien con las cámaras puedes cambiar de cubierta en cinco minutos para adaptarte a los diferentes terrenos de las marchas y salida que vayas a hacer, el cambio de cubiertas tubeless no es tan sencillo. Por eso la mayoría de los que tienen tubeless y hacen salidas de todo tipo, acaban teniendo, al menos, un par de juegos de ruedas para tener diferentes opciones de adaptación a terrenos diferentes. Una vez más, el inconveniente llega en forma de tela marinera, acompañada del espacio necesario en casa para tener más ruedas. Un espacio ocupado que, en más de una ocasión, conllevará la típica bronca de tu  pareja.

Eso sí, llevando cámaras no aligeras la bici, esa virtud se la dejamos a los tubeless.

Por último, y como no podía ser de otra manera, las llantas de tubeless son más caras que las tradicionales. Y las cubiertas también. Un poquito de aquí, un poquito de allá, las tubeless aumentarán el presupuesto ciclista y, como hemos indicado en este post, no son la panacea.

En mi opinión, es uno más de esos elementos que se ponen de moda porque los montan quienes compiten. Y, después, el efecto imitación y los intereses de tiendas y marcas hacen el resto para imponer componentes que realmente solo necesita un determinado perfil de ciclista.

Si también te interesa el ciclismo de carretera y quieres saber por qué los profesionales no llevan líquido antipinchazos, haz clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *