La generación Z sorprende al ciclismo

La generación Z del ciclismo ha explotado definitivamente en 2019, haciendo volar por los aires verdades supuestamente incontestables , como el hecho de que este deporte no está hecho para los jóvenes. O que la edad por excelencia de la madurez del ciclista es los 27-32 años. Si bien estos conceptos han sido válidos durante décadas, ahora ha llegado la generación Z derribar todo  lo que creíamos saber sobre ciclismo. Llega el momento  de reiniciarse, porque sí, un ciclista puede ganar el Tour con 22 años; otro puede ganar la Clásica de San Sebastián con 21; y también se puede sorprender a propios y extraños ganando el  Mundial de ciclismo con 23 o siendo subcampeón CRI con 21. Una generación Z que sorprende al ciclismo y lo ha puesto patas arriba.

Al margen del deporte y , generalizando, se trata de una generación nativa digital, vinculada a las nuevas tecnologías y comprensiva con quienes deciden llevar una vida más saludable , sin señalar a los que no beben alcohol o no fuman, como sucedía con  generaciones anteriores. En el ciclismo la generación Z aparece también vinculada a las nuevas tecnologías, con un entrenamiento que se olvida de las sensaciones para priorizar el potenciómetro. Una generación de ciclistas que asumen responsabilidad y no esperan a seguir madurando durante años para aprovechar sus oportunidades desde el principio. Con el desparpajo por bandera y…a sorprender.

En otro momento, estaríamos hablando de una generación prometedora que dará sus grandes frutos en unos años. Pero la generación Z no entiende de barbechos y ya es una completa realidad. Algunos de sus principales exponentes son los siguientes:

Egan Bernal, el ganador de Tour más joven desde la II Guerra Mundial

Si el Tour se ha ganado su condición de  principal carrera del mundo, la que ha hecho grandes a sus 4 pentacampeones (Eddy Mercks, Bernard Hinault, Jaques Anquetil y Miguel Indurain) y prácticamente a todos los que han llegado a ganarla, aunque sea una sola vez, Egan Bernal se ha hecho acreedor, de momento, a ser el principal nombre de esta generación de jóvenes. Un Egan Bernal que llegó al Tour 2019 en todas las quinielas de favoritos y que no defraudó apuntándose el primero a sus 22 años. El ganador más joven del Tour desde la II Guerra Mundial y el tercero más joven de su historia, además del primer colombiano de apuntarse un Tour. Ahí queda eso.

Evenepoel, llamado a suceder al innombrable

Hacia décadas que los belgas buscaban al sucesor del mejor corredor de todos los tiempos, Eddy Mercks. Y aunque las comparaciones son odiosas, han depositado todas sus esperanzas en que algo así suceda en este joven de 21 años que ha llegado al ciclismo profesional saltándose una categoría y con el desparpajo suficiente para llegar ganando.  Un junior de oro que, como profesional, ya se ha apuntado la Clásica de San Sebastián, la Vuelta a Bélgica y ha obtenido la plata en el Mundial CRI. Ahí es nada…y todo ello con 21 añitos. Tiene condiciones para serlo todo. Permaneceremos atentos a su evolución aunque en Entre Globeros nunca osaré comparar  a nadie con Eddy Mercks, ya que las posibilidades de salir perdiendo siguen siendo de 9 contra 1.

Van der Poel, sangre ciclista en sus venas

Van der Poel, nieto de Raimund Poulidor, conocido como el eterno segundón por sus cinco segundos puestos en el Tour. E hijo de Adrie Van der Poel, campeón del ciclo cross que también se apuntó dos etapas del Tour durante su trayectoria profesional. Y ahora llega Mathieu Van der Poel, que ha ido arrasando allá por donde ha ido en ciclo cross y mountain bike para dar el gran salto al profesionalismo con grandes victorias. Sobresale, entre ellas, la Amstel Gold Race. Pero también su combatividad, como demostró en el Campeonato del Mundo en ruta, donde se metió en la escapada buena y lo dio todo hasta quedar descolgado, muy posiblemente, por cierta falta de fondo y por una forma impulsiva de correr. 24 añitos y toda una carrera profesional por delante. Dará mucho que hablar este ciclista holandés.

Wout Van Aert

Un ciclista belga que viene del ciclo cross y que ya ha ganado una etapa del Tour. Llamado a ser uno de los grandes sprinters pero con una potencia y una capacidad de mejora que ahora mismo no tiene límite. Otro chaval a tener en cuenta dentro de esta sorprendente Generación Z del ciclismo

Enric más, la esperanza española

Si bien Enric en 2019 no ha podido repetir su actuación de 2018, a sus 24 años ya ha probado el Tour entrando en el puesto 22. Su segundo puesto en la Vuelta 2018 ya fue un aviso de lo que puede llegar a ser. Pero a Enric, ahora enrolado en el Movistar, lo quieren llevar más tranquilo que a otros. En este caso se espera una explosión más tardía en un joven llamado a ser una de las grandes bazas del ciclismo nacional en las grandes vueltas. En 2020 le toca tener más visibilidad como uno de los líderes del Movistar y empezaremos a ver de qué puede ser capaz.

Mad pedersen, de la nada al olimpo con 23 años

Este corredor danés de 23 años llegó al Campeonato del Mundo 2019 como un auténtico desconocido, pero se metió en la escapada buena, supo sufrir en la parte más dura del recorrido las embestidas de Mateo Trentin y finalmente se llevó el gato al agua convirtiéndose en el Campeón del Mundo por méritos propios. Hay que recordad que otro desconocido, también de 23 años, llamado Oscar Freire, también llegó a un Mundial por la puerta de atrás y acabó ganándolo para convertirse, después, en tricampeón mundial y uno de los mejores sprinters españoles de la historia

una generación sorprendente

Y no hay que olvidar otros nombres, como el de Pogacar, que ha sorprendido en la Vuelta 2019 subiendo al podio y como ganador de dos etapas de alta montaña. Impresionante el esloveno. El estadounidense Sep Kuss o el colombiano Sergio Higuita son ya realidades del ciclismo. Todo ello en contraposición al ciclista veterano que sigue corriendo con gran rendimiento, como Alejandro Valverde o incluso el ciclismo a los 50 que representa Andrea Tafi.

Esta generación Z es un fenómeno realmente sorprendente que habrá que seguir observando durante los proximos años para poder determinar el alcance de lo que hemos empezado a ver esta temporada y seguramente seguiremos viendo en las posteriores, donde el ciclismo se escribirá con Z.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *