Cómo bajar bien en ciclismo de carretera

Cuando llega la bajada te tiembla hasta el maillot. ¿Crees que es algo innato en ti y que no podrás superarlo? Ni mucho menos, cualquier ciclista puede conseguirlo. Incluso yo lo conseguí.. Porque yo he vivido el auténtico pánico a bajar en mis propias carnes. Pero tras ir pasando una serie de etapas, me convertí en un bajador bastante digno. Os voy a contar cómo conseguí pasar del pánico al disfrute. En definitiva, os voy a contar cómo bajar bien en ciclismo de carretera a través de mis aprendizajes .

Una cuestión de confianza

Vuestros compañeros de ruta os dirán que tenéis que mejorar la técnica, que pesáis poco o cualquier frase hecha que encerrará poca consistencia. Os aseguro que lo primordial es la confianza, incluso por encima de la técnica, que obviamente también es necesaria. Pero, por delante, la confianza.

La confianza, vital para afrontar una bajada con garantías

Y cómo se adquiere confianza para bajar. Pues he aquí una de las claves, a bajar se aprende bajando, Perogruyo dixit. Se trata de introducir puertos en vuestras salidas, puertos que no eludan las bajadas que más os angustien por sus pendientes, curvas o terreno irregular.

Y aquí van una serie de claves sobre cómo bajar bien en ciclismo de carretera.

Cómo afrontar las rectas para ganar confianza

Las rectas son el lugar ideal para dejarse llevar, para coger velocidad sin frenar, así empezarás a acostumbrarte a las grandes velocidades. Si cuando llegue una curva tienes que frenar mucho, no hay problema, frena todo lo que sea necesario, siempre antes de la curva, para tomarla con confianza. Si te da miedo más velocidad, mejor tómala despacio, aunque sea muy despacio, concéntrate sobre todo en coger velocidad en las rectas, lo demás irá llegando.

Dónde colocar las manos en las bajadas

Sin duda, en la parte de abajo. Acerando dos o tres dedos a las manetas para sentir la seguridad de que podéis frenar en cualquier momento. La posición de manos abajo es mucho más segura que la de las manos arriba, ya que, en caso de pisar un bache imprevisto, las manos que van arriba se pueden soltar del manillar con relativa facilidad, mientras que si las llevas abajo, irán más sujetas. Es una posición mucho más segura y que proporciona mayor confianza.

Cómo frenar cuando llegan las curvas

Trata de anticiparte a la curva todo lo posible frenando con ambos frenos. Si ya una vez metido en la curva percibes que vas demasiado rápido y quieres reducir más la velocidad, trata de no tocar ningún freno.  Y si te ves obligado a tocarlo, mejor el trasero, ya que frenar con el delantero en plena curva puede ser realmente peligroso. razón es que frenar con el delantero en plena curva es arriesgar demasiado, ya que un poco de gravilla o un exceso de inclinación de la rueda pueden hacerte derrapar y la caída estará asegurada.

Ármate de paciencia

Desde la fase de bajador miedoso a la de bajador confiado no se puede pasar de la noche a la mañana, conlleva un proceso que tiene una duración. No pretendas adelantar los tiempos porque solo conseguirás tardar más en alcanzar tu zona de confianza. El proceso combina mejoras técnicas con mejoras psicológicas. Entre ambos y con perseverancia, conseguirás ser un gran bajador, pero dale tiempo al tiempo.

5.- Bajando la referencia eres tú mismo.

Cuando llaneas seguir la rueda de un compañero puede resultar vital para mantener el ritmo del grupo, incluso subiendo puedes tomar la referencia de compañeros que tengan un nivel similar al tuyo. Pero bajando, en mi opinión, no hay referencia que valga, ni siquiera la de otros malos bajadores. En la bajada te recomiendo que te centres en ti mismo, que bajes concentrado pero con cierta relajación, y que sigas los pasos descritos. En una segunda fase, cuando empieces a sentirte más confiad@, puedes empezar a tomar referencias para forzarte a seguir ritmos fuera de tu zona de confort. Pero en la fase inicial no fuerces hasta ese punto, relájate y baja, trata de hacerlo relajado y disfrutando.

En mi caso yo fui un bajador digno en mi época competitiva, pero al retomar el ciclismo y tras ver castañazos de todo tipo y condición, incluyendo el mío, como ya conté en EntreGloberos,  me quedaba bajando del grupo más globero. Y qué hice para volver a ser un bajador digno, básicamente NADA,  es decir, quedarme tranquilamente del grupo y no agobiarme, si mis compañeros me tenían que esperar, pues que me esperaran. Y con el tiempo y la autoconfianza, conseguí el objetivo.

Por tanto, en mi opinión, bajar es una cuestión de confianza por encima de todo. Practica, entrena, no esperes resultados inmediatos y, de repente, un día, verás como puedes bajar tan rápido como el grupo de compañeros que siempre veías a lo lejos cuando la carretera se inclinaba hacia abajo. Cómo bajar bien en ciclismo en carretera es una cuestión más mental que técnica.

Si quieres leer otras referencias de posts que hacen hincapié en la idea de la confianza te recomiendo éste de Maillot Mag.

Si tienes cualquier experiencia que pueda ayudar a otros a mejorar su condición de bajadores tu comentario será bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.