Tour: Nibali no tuvo un comportamiento "antideportivo", como afirma Froome

Nibali atacó de lejos en el col de Glandon y Froome se lo recriminó (con insultos) en la meta al italiano por considerar que fue un ataque “antideportivo”. El ataque sucedió cuando el británico se detuvo un momento a retirar unos hierbajos que se habían enredado en su rueda trasera y le molestaban. Parece ser, según la versión de Froome, que Nibali aprovechó ese momento para atacar. Ese ataque le sirvió al italiano para conseguir la victoria y ponerse cuarto en la general, incluso con opciones de subir al podio.
froome nibali

Este hecho reabre el viejo debate de cuándo es ético y cuándo no atacar en ciclismo. La frontera entre lo deportivo y lo antideportivo a veces es difusa y de ahí que, cada cierto tiempo, surjan polémicas como ésta. En mi opinión, no creo que haya una especie de regla general que nos ayude a determinar cuándo un ataque es antideportivo.Yo prefiero analizar cada caso y valorarlo, aplicando el sentido común y las propias normas éticas que rigen cualquier sociedad civilizada. Porque el ciclismo no deja de ser parte de nuestra sociedad y en él se deben respetar ciertas normas de convivencia, como sucede, por ejemplo, en cualquier comunidad de vecinos. Porque lo legal no da lugar a ningún debate. El ataque de Nibali fue legal, ninguna norma escrita en el ciclismo impide atacar cuando el rival se ha parado, incluso si se hubiera caído. Porque si fuera así, cuando un ciclista siente que no tiene su día podría pararse argumentando cualquier excusa para que nadie pudiera atacarlo.
Estamos hablando de ciclismo, y el ciclismo, como la vida, tiene comportamientos éticos y menos éticos. En el caso del ataque de Nibali, el italiano partía en la etapa de ayer con una diferencia tan grande respecto a Froome que, en mi opinión, ni siquiera se le podía considerar un rival directo del británico. Rivales directos podrían ser Valverde y Contador en la lucha por el podio. Y cuando atacó los dos españoles no estaban teniendo ningún problema. Lo que ocurre es que Froome es de esos corredores con egos desbocados que cuando van de líderes se creen que todos los ataques van  contra ellos. Y si no, que se le pregunten a Gallopin, corredor francés que nunca ha sido un aspirante real ni al podio de París pero que ha visto cómo Froome respondía directamente a algún ataque suyo en los Pirineos. En estos hechos veo más alardes poco reflexivos del británico que comportamientos antideportivos por parte de otros ciclistas.
Nibali consiguió salvar su Tour ganando una etapa y metiéndose en la lucha por el podio porque vio el momento apropiado para el ataque. Y si en ese momento Froome tenía un leve problema, mala suerte. La misma mala suerte que la de Quintana y Nibali cuando se quedaron cortados en los abanicos de la primera semana o la de la caída de Contador.
Se equivoca, por tanto, el británico cuando acusa de antideportivo a Nibali. Lo que ocurre es que estamos viviendo en la eṕoca de los pinganillos, donde todo parece muy controlado, donde nadie se escapa del redil. Pero recordemos que las gestas del ciclismo provienen de los ataques a quemarropa, en los avituallamientos, aprovechando cualquier despiste. Lo que hace al ciclismo épico es la sorpresa, el “no risk no glory”.
Por tanto , en este caso estoy con Nibali. No considero que su ataque fuera antideportivo. Froome ni siquiera había sufrido una caída ni había una circunstancia de carrera de alerta que pusiera en peligro la integridad de nadie. Lo que ocurre es que Froome se paró en un momento crucial y Nibali, que, repito, con el tiempo que llevaba perdido no es siquiera un rival directo para ganar el Tour, atacó y  simplemente ganó. Otra cuestión es que en el tramo final Quintana atacara a Froome,le sacara medio minuto, y el británico estuviera cabreado con la vida y decidiera pagarlo con Nibali.
Esta es mi opinión, pero me gustaría conocer la tuya. ¿Qué opinas sobre la acusación de Froome a Nibali? El debate está abierto.