Cinco trucos que te ayudarán a subir mejor

La montaña es la esencia del ciclismo. En las subidas cada ciclista ocupa su lugar en función de su forma física. No hay mucho margen para disimular y no funcionan los recursos del llano. Un ciclista en un estado de forma bajo puede aguantar por el llano con un grupo de corredores más fuertes si sabe cómo ir a rueda. Te mostramos cinco trucos que te ayudarán a subir mejor para que poco a poco vayas mejorando en la faceta más épica del ciclismo. Y para que en tu próxima ruta con la grupeta, quizás en la próxima justo no, dejémoslo en una de las próximas, seas tú el que desaparezca entre las curvas.

Empezar con desarrollos suaves

Es clave ir de menos a más, porque si al principio de un puerto te dejas todas las fuerzas, seguro que lo pagas con un buen Tío del Mazo. Tenlo por seguro.

Y, ¿cómo puedes reservar toda la fuerza posible? Pues por un lado, la parte más obvia, manteniendo un ritmo aeróbico que te permita respirar sin demasiado agobio.

Pero también haciendo un buen uso de los desarrollos. De nada sirve hacer el bruto con un desarrollo superior al necesario porque así solo te irás dejando la fuerza para terminar pagándolo. Lo recomendable es precisamente lo contrario. Empezar con un desarrollo lo más suave posible, aunque des demasiadas pedaladas. Así te irás acostumbrando al desnivel, adaptando tu ritmo y conservando la fuerza.

Poco a poco, si las fuerzas te lo permiten, puedes ir metiendo desarrollos más fuertes para subir más rápido. Pero de manera muy progresiva y siempre midiendo la capacidad de poder mantener ese ritmo durante el resto de la subida.

Y al final, cuando ya tengas la subida controlada, puedes dar un tercer impulso metiendo todo el desarrollo que puedas mover. Especialmente si es la última subida del día, porque si quedan más puertos lo recomendable es no abusar de desarrollo para conservar la fuerza para el siguiente reto.  Por aquello de que la fuerza te acompañe, ya sabes 😉

trucos para subir mejor en ciclismo
Photo by Martin Magnemyr on Unsplash

Entrenar la subida

Para subir mejor, la primera premisa es entrenar la subida. Los grupos musculares que se utilizan en los ascensos son específicos y, como todos, necesitan entrenar y trabajar para mejorar. Así de simple. Si quieres subir mejor, sube, sube y sube. Poco a poco irán llegando la progresión y los resultados. Aplicaciones como Strava te pueden servir para chequear tus mejoras.

Hacer series

Las series o los intervalos son un deber si quieres mejorar tu rendimiento en la bici. Yo admito que soy de los que entrenan por sensaciones. Pero también esto es porque durante mucho tiempo he entrenado con pulsómetro y ya conozco mis umbrales. En todo caso, ya seas tan metódico como Froome o tan poco metódico como Valverde, las series y los intervalos te llevan a un paso más allá en tu rendimiento.

En el blog de Chema Arguedas encontrarás muchos consejos profesionales de cómo hacer  series de la mejor manera. Si no te quieres complicar demasiado, una opción práctica es hacer series de  siete u ocho minutos al 80% y, a continuación, bajar el ritmo al 40-50% durante cinco minutos. Repitiendo este proceso unas cinco o seis veces estarás haciendo un buen entrenamiento de calidad.

Y claro, hablando de trucos que te ayudarán a subir mejor, lo ideal es que estas repeticiones las hagas en subida, para seguir mejorando tu faceta escaladora.

Cuidar la alimentación

La alimentación es clave es toda mejora deportiva. Más que un truco para subir mejor es tu deber como ciclista. En la escalada el peso es clave, por lo que si eres capaz de bajar tus kilos de más mediante una alimentación sana y equilibrada que evite grasas saturadas, tendrás un cuerpo más apto para subir puertos. Se trata de mantener tu potencia con el mínimo peso posible, esa es la clave.

No cargar demasiada agua

Siguiendo con la importancia del peso para subir ágil una montaña, un truco que te ayudará a subir mejor, quizás no mucho mejor, pero sí algo mejor, es el de subir con el mínimo agua posible. No se trata de pasar sed, no van por ahí los tiros, sino de planificar la ruta para tratar de llenar los bidones en los altos y así no tener que cargar con ellos durante todo el ascenso.

Piensa que nos compramos bicis de carbono, componentes lo más ligeros posible, y luego llenamos la bici con dos bidones de tres cuartos de litro convirtiéndola en un peso pesado justo antes de comenzar la escalada. En la mayoría de las cumbres de los puertos suele haber alguna fuente para llenar los bidones justo antes de la bajada.

Si has llegado hasta aquí te animo a que incorpores cualquier consejo para mejorar en montaña. ¡Tus comentarios siempre son bienvenidos en EntreGloberos!

Y si quieres encontrar otros consejos sobre diferentes ámbitos del ciclismo, te animamos a que visites la sección de Consejos de EntreGloberos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.