Reconocimiento médico obligatorio en el ciclismo

Muchos ciclistas nos preguntamos no solo si debemos hacernos un reconocimiento médico para participar en marchas ciclistas sino también qué tipo de reconocimiento es el más adecuado para practicar nuestro deporte con seguridad. Y muchos también se preguntan si los reconocimientos son obligatorios para participar en determinadas pruebas.
Pues bien, vamos por partes, en primer lugar hay que recordar que en la Treparriscos 2016, la prueba de medio fondo anexa a la Quebrantahuesos, uno de los participantes perdió la vida tras un paro cardiaco. Quizás en ciclismo no estemos muy acostumbrados a que ocurran estos hechos, pero en atletismo ocurre más y en fútbol la muerte súbita está a la orden del día entre deportistas muchas veces muy jóvenes.

prueba de esfuerzo
Ciclista en plena prueba de esfuerzo

Personalmente he hablado de este tema con un cardiólogo y me decía que muchos de  los problemas se producen en personas que no han hecho deporte en su vida pero a los 40 años deciden no solo que quieren hacer deporte, sino que se aventura en retos prácticamente inalcanzables para su nivel. Y como el deporte está de moda, muchos de esos cuarentones que se suben al carro resulta que no tienen un organismo preparado para afrontar retos de ese calibre.
Lo ideal es hacer deporte moderado y adaptado a tu condición física basal e ir mejorando poco a poco, sin querer subir tres escalones a la vez, porque así es como es más fácil originar una dolencia o sacar a la luz algún problema que ha podido estar latente durante años sin causar síntomas.
Desde luego que hay que hacerse un reconocimiento médico, todos los que practicamos ciclismo, pero con especial motivo los que incluyan entre sus objetivos pruebas duras, ya no solo por la prueba en sí, sino porque van a tener que hacer una preparación durante la temporada exigente para su organismo y para su corazón.
Obligatorio es para los que compiten, esos sí que no se libran de la prueba de esfuerzo anual, pero para los llamados cicloturistas ese reconocimiento no es de obligado cumplimiento.
Hay alguna prueba, como precisamente la Quebrantahuesos, que sí que la ha introducido como obligatoria, pero sobre todo porque la marcha atraviesa suelo francés, y allí, en Francia, sí que lo es. Eso sí, el reconocimiento que se pide no es nada exigente y consiste en que el médico parta de los antecedentes familiares y personales, en una exploración cardiorrespiratoria básica, un electrocardiograma en reposo y la exploración básica del aparato locomotor.
¿Es suficiente? Pues me temo que no. Sin ir más lejos, mi entrenador cuando competía en cadetes en el equipo del Real Velo Club Portillo, a partir de una cierta edad notaba que  en determinadas subidas el corazón le latía raro cuando pasaba de determinadas pulsaciones. Él había pasado todos los controles básicos sin ningún problema pero, con ese síntoma, acudió de nuevo al cardiólogo para que le hicieran una prueba de esfuerzo y ahí le encontraron un problema menor pero que hacía incompatible la práctica de deporte a partir de las 160/170 pulsaciones.
¿En qué consiste esa prueba?
La prueba de esfuerzo, ya sea en cinta o en bicicleta, es un electrocardiograma del corazón en esfuerzo. Los médicos van introduciendo una dificultad progresiva para que el corazón vaya latiendo más deprisa hasta llegar a prácticamente el máximo esfuerzo admisible por esa persona. De esa forma el electro que se hace del corazón es en esfuerzo, igual que cuando vamos montados en nuestra bicicleta haciendo esfuerzos de máxima intensidad (en puertos, en series, etc). Suele tener una duración de unos 15 minutos y los resultados suelen estar en una semana.
Obligatorio o no, da igual, el sentido común dice que es mejor hacérselos que no hacérselos. Nos proporcionará información importante sobre el comportamiento de nuestro organismo y, si todo va bien, nos dará confianza al saber que, en el 99,9% de las ocasiones,  la máquina funciona bien.
¿Que puede haber un problema cardiaco incluso a pesar de que esa prueba no haya detectado nada? Pues sí, a veces las anomalías que presenta un corazón son tan insignificantes que el problema puede saltar en cualquier momento. Que se lo digan por ejemplo al exjugador del Real Madrid De la Red, que tuvo que abandonar la práctica deportiva en su mejor momento y, aunque seguía sin síntomas, ningún médico se atrevió a concederle su regreso a los terrenos de fútbol.
¿Dónde se puede hacer?
Pues lo malo es que si vas a tu médico de la Seguridad Social te dirá que qué le estás contando, que te vayas a un médico deportivo y lo pagues. Y básicamente así es. En Madrid por ejemplo, varios polideportivos públicos cuentan con servicio médico donde se practican este tipo de pruebas de esfuerzo con total garantía. Por ejemplo, en mi experiencia, funciona muy bien el servicio médico del Polideportivo de Alcobendas. Si estás empadronado allí incluso tendrás un descuento, pero si no lo estás, aunque algo más caro, también podrán hacértelo. Para los nos empadronados el coste puede estar en torno a los 80 euros, y hablo de forma estimada porque allí hace algún tiempo que no me lo hago. El precio también va en función de si introduces la prueba de lactato o prefieres no hacerlo
¿No nos gastamos después 80 euros en cualquier nimiedad para la bici? Pues invirtamos ese dinero en nuestra salud y en la posibilidad de practicar ciclismo con todas las garantías. Desde luego, para mí es obligatorio porque yo mismo me obligo. Lo ideal sería hacérselo todos los años, pero en función del tipo de ciclista que seas con acudir cada par de años creo que es suficiente, y mucho más de lo que muchos hacen o harán por su corazón.

Un comentario

  1. Polyciclo dice:

    querido amigo, me has tocado la fibra con este tema, hace ya un mes me vi en el doloso trance de enterrar a un querido compañero, Antonio Fabregat que sufrio un infarto en plena ruta mtb con una edad de 52 años, el cual tenia una gran forma fisica, hasta el punto de recriminarle en algunas rutas su ritmo tan elevado, haciendo casi imposible seguirle y del que con una sonrisa nos pedia disculpas con esta frase- Lo siento, es que me veo muy fuerte – su perdida nos ha dejado a todos sorprendidos, y nos ha hecho meditar a los que peinamos muchas mas canas que el tenia, sobre nuestro propio estado fisico, y si tal vez seria conveniente realizarnos una «prueba de esfuerzo» pues se supone que el entrenamiento constante te deberia fortalecer para que episodios tan lamentables e imprevistos como el citado, no ocurriesen , sobre todo en bikers con una notable y constante preparación fisica.

Los comentarios están cerrados.