Azafatas en bikini en la Copa de Lotto belga crean una nueva polémica sexista en el ciclismo

Tras aquella imagen del Tour de Flandes que dio la vuelta al mundo de Peter Sagan tocándole el culo a una azafata, el ciclismo vuelve a enfrentarse a una polémica sexista. Sucedió en la Copa de Lotto belga, una competición de ciclismo femenino del calendario  UCI (puntuación1.1) que agrupa una serie de pruebas de un día. La carrera, que debía haber sido lo más importante, pasó a un segundo plano cuando llega el momento de subir al podio y allí aparecen cuatro azafatas en bikini prestas a entregar los premios.
La foto del podio deja bien claro lo sucedido. La propia organización tuvo que pedir perdón ante el revuelo que causó la presencia de estas azafatas semidesnudas en la entrega de premios.

azafatas bikini en la Copa Lotto
Foto final de las ciclistas de la Copa Lotto con las azafatas de la polémica. Foto: Eurosport

En el caso que nos ocupa de la Copa de Lotto, llaman la atención varias cosas. Primero, si en el ciclismo masculino se recibe a los ganadores con guapas azafatas en minifalda, en el femenino deberían ser hombres los que las recibieran. Pero no. Resulta que también son mujeres las que las reciben en la mayoría de las ocasiones, como sucedió en la prueba de la polémica. Pero si ya esas mujeres aparecen semidesnudas, pues sí, estamos ante una escena sexista. Y por  eso la organización, avergonzada, tuvo que disculparse por el espectáculo bochornoso.
Este es un tema a tratar en profundidad, porque el sexismo es un asunto que suele generar debate, por no decir polémica, con opiniones normalmente muy enfrentadas a favor y en contra y acusaciones de todo tipo. Sin embargo, partamos de un ejemplo, imaginaos un podio con cuatro maromos en slip entregando los trofeos. ¿Os parecería bien? O mejor dicho, ¿lo consideráis necesario en una carrera ciclista? Tanto para los que penséis que sí como para los que opinéis que no, el hecho irrefutable es que cualquier competición ciclista, incluyendo incluso las categorías inferiores, suele terminar con una mujer dando dos besos y  un ramo de flores al ganador. En realidad, da la sensación de que al ganador se le recompensa con un trofeo físico y una mujer objeto que le da dos besos. Mi reflexión, por tanto, es si realmente es necesaria la presencia de azafatas en las carreras ciclistas (aplicándolo también, por supuesto, a otros deportes en los que se hace lo mismo, como el motociclismo o la Fórmula 1).
Al ejemplo inicial que ponía sobre aquella ya famosa foto de Peter Sagan en el Tour de Flandes hay que añadir otra «hazaña» del ciclista eslovaco menos conocida pero igual de sexista. Poca gente sabe que no era la primera vez que el bueno de Sagan la liaba parda con el culo de una azafata en un podio, ya que hizo algo muy parecido en la prueba belga E3 Harelbeke (si, otra vez Bélgica). He aquí la foto de la polémica que casi nadie recogió pero como veis fue muy parecida a la del Tour de Flandes, aunque, eso sí, aquí hubo un gesto más que un tocamiento.

Peter Sagan amaga con tocarle el culo a una azafata. Foto: Eurosport
Peter Sagan amaga con tocarle el culo a una azafata. Foto: Eurosport

Con todo este asunto llegamos  a la gran pregunta. ¿Es el ciclismo un deporte sexista? No soy una persona a la que le guste generalizar y, por tanto, no, no considero que el ciclismo sea un deporte sexista. Lo que no evita que Peter Sagan sea un hombre cavernario de educación bochornosa. Y que la organización de la Copa de Lotto esté comandada por algún babosete de mirada lasciva.
Dicho esto, el ciclismo también podría dar pasos para mejorar los podios, dejando a las mujeres al margen y dando relevancia de quien entrega el premio. Por ejemplo, que ganes una etapa del Tour y te entregue el premio Indurain  o el alcalde del pueblo donde termina la etapa es una recompensa coherente y acorde con los principios de igualdad. Porque la recompensa del beso femenino viene de los tiempos del abuelo Pachi; pero los tiempos del abuelo Pachi, digo yo, ya han pasado.