Llega el frío, ¿qué hago con la bici?

Los consejos que te ayudarán a saber qué hacer con tu bici y con tu preparación con la llegada del frío dependerán del uso que hagas habitualmente de tu bicicleta.
Si compites y lo que quieres es alcanzar el máximo rendimiento en la próxima temporada
En ese caso la recomendación es que hagas una buena preparación invernal. Descansa entre dos y tres semanas de ciclismo y comienza la preparación invernal haciendo otros deportes, especialmente carrera a pie. Te ayudará a utilizar músculos que habitualmente no utilizas y a descongestionar los que has utilizado durante  la temporada. La carrera continua, además, te ayudará a mejorar tu capacidad cardiovascular. No es necesario que abandones por completo la bici, la puedes usar uno o dos días en semana, pero dedica más tiempo a la carrera a pie, que puedes combinar, por ejemplo, con natación o esquí de fondo o gimnasio de musculación. Eso sí, si tu plan de temporada competitiva requiere que estés en plena forma en los meses de febrero y marzo, en ese caso tu preparación invernal debe estar más centrada en hacer kilómetros con la bici y no tanto en hacer carrera a pie.
ciclismo frio
Si solo te dedicas a «globear» o a hacer cicloturismo sin más aspiraciones
En este caso mi recomendación es que hagas una combinación de carrera a pie y ciclismo. Aprovecha los días en que no haga frío extremo para dar paseos en bici y combínalo con carrera a pie y, si puedes, gimnasio. Te ayudará a estar en forma y a empezar con más ganas cuando vuelva el buen tiempo.
Si quieres estar en forma para las llamadas carreras del pavo de Navidad
En este caso, el plan es abrigarse bien y hacer kilómetros, incluyendo series y subidas a buen ritmo. Las carreras del pavo son muy intensas y van a exigirte el máximo de ti. Prepárate bien, especialmente, para los cambios de ritmo y los sprints. Las series, por tanto, son imprescindibles en tu plan.
Eres friolero y no te gustan el barro y la lluvia
También hay un plan para ti en invierno. Como se trata de disfrutar, no fuerces a hacer algo que no te gusta si no tienes un plan competitivo que te obligue a hacerlo. En este caso, no pasa nada por que aparques la bici unos meses. Disfruta de otros deportes, incluso aprovecha para hacer alguna carrerita popular a pie que no podrás hacer durante el resto del año. Y si algún día sale el sol y hace un tiempo aceptable, aprovecha para montar ese día. El tiempo pasa rápido y la primavera siempre acaba llegando. Si has estado haciendo otros deportes, cogerás la forma rápido sin haber sufrido las inclemencias del mal tiempo.
La ropa necesaria para salir en invierno
Si optas por seguir montando con el frío, es fundamental que te abrigues muy bien para  no hacer de tu salida un suplicio. Ponte botines cubrezapatillas de neopreno para mantener los pies calientes el máximo tiempo y cubre tus manos con guantes de este mismo material. Que no sean excesivamente gordos para no quitarte sensibilidad en las frenadas. Ni tan finos que no te abriguen. La virtud suele estar en el término medio, ya lo dijo Aristóteles. Ponte un culotte largo (si el frío es de rigor olvídate los piratas) y una chaquetilla térmica.Compleméntalo con un buen buff polar y no olvides el casco, que además de protegerte la vida, también te protege del frío.