Cinco claves para elegir sillín

Elegir un sillín es una de las cuestiones más complejas del ciclismo. Especialmente si quieres evitar problemas prostáticos. El sillín es el principal punto de apoyo entre el ciclista y la bicicleta, con especial mención para la disciplina del mtb, donde hay más baches y rozamientos que en el ciclismo de carretera. Y nuestro punto de apoyo, qué os voy a contar, es, cuanto menos, sensible. En mi caso ha habido momentos en los que los dolores de culo, o, hablando con más propiedad, los dolores en la zona perineal, me han hecho plantearme en alguna ocasión abandonar la práctica del ciclismo. Así que voy a desglosar en este post qué cuestiones más relevantes se deben tener en cuenta a la hora de elegir un sillín, sin pretender aleccionar a nadie y partiendo de que el sillín es una elección muy personal. Además, según datos de la European Urology publicados en la revista Semana, se ha demostrado cierta relación entre el ciclismo y algunos problemas prostáticos, incluyendo la disfunción eréctil.
¿Sillín duro o sillín blando?
El ciclista principiante tiene pavor al sillín duro porque cree que el duro le va a provocar terribles dolores y rozamientos. Sin embargo, primero hay que pensar qué distancias y tiempos vas a dedicar. Si la respuesta son marchas relativamente largas o incluso medias la elección preferible será un sillín duro. En un sillín duro no hay dobleces o acolchamientos que extiendan la zona de rozamiento. O presiones de esa zona blanda que incidan sobre nuestro perineo.  Mi elección, sin duda, es la de un sillín que tienda a ser más duro que blando. Además, el blando, por experiencia propia, genera adormecimiento perineal con el paso de las horas, cosa que no ocurre con los duros. Eso sí, al principio necesitarás un tiempo de adaptación al sillín duro. Si te planteas hacer una hora u hora y media máximo, tu elección también podría ser un sillín blando.

¿Cuero o plástico?
El cuero proporciona mayor calidad y duración que el plástico. El precio también es más caro el de cuero, pero la inversión merecerá la pena.
¿Con agujero en la zona central o sin él?
En principio el agujero prostático es bueno porque evita el rozamiento en la zona central, que es la más sensible a poder causar daños prostáticos. Mejor con agujero, aunque también sirve si tiene un hueco.
¿Con punta o sin ella?
Casi todos los sillines acaban en punta. La punta proporciona estabilidad en las bajadas  y ayuda a mantener la pedalada sentado en subidas pronunciadas. Sin embargo, esa misma punta es la que llega a la zona escrotal y es la que más daños y rozamiento nos puede causar.
¿Lo debería probar antes?
Por supuesto, aunque no es fácil, porque normalmente una tienda tradicional de mtb no permitirá que te lleves un sillín para probarlo. En este punto recomiendo tiendas que permitan devolución del dinero, ya que así podrás probarlo y, si no te encaja, podrás devolverlo e intentarlo con otro. Decathlon es uno de esos sitios donde puedes intentarlo de esta forma, aunque no tienen una gama amplia de sillines, por lo que es posible que no llegues a encontrar tu sillín.

sillin mtb_blogciclismo
Sillín duopower modelo velox, una elección inteligente para evitar problemas de próstata

¿Cuál es mi elección personal?
Después de años con sillines de todo tipo y condicion, mi elección es el sillín DuoPower, que se caracteriza por apoyar en la zona ósea, es decir, en los isquiones,  lo que evita apoyo en las zonas blandas por las que pasan nervios directamente relacionados con la próstata. Es decir, es el sillín que mejor evita futuras dolencias prostáticas. ¿Cuál es su desventaja? Son varias, por un lado, el tiempo de adaptación es mayor, de varios meses, si sales solo en fin de semana y algún día puntual entre semana.Además, no es un sillín ideal para competir si participas en carreras, ya que la postura que se adopta con él no es la más apropiada para el máximo rendimiento deportivo a nivel competitivo.La estética tampoco es la más bonita con este sillín, es otro de sus puntos débiles, sin duda. Las risas de tus compañeros de salidas están aseguradas.
Los isquiones duelen durante el proceso de adaptación, durante y después de las salidas. Pero, en mi experiencia, pasado ese periodo, los isquiones se adaptan y pasan a convertirse en tu soporte ideal para pasar horas y horas encima de la bici, sin adormecientos ni dolor.
Existen varios modelos con diferentes pesos y colores adaptados al uso que vayas a darle. Es mi recomendación sin lugar a dudas, desde la libertad que me da este blog de ciclismo para expresar mis opiniones sin estar ligado a condicionantes de ningún tipo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.