Bradley Wiggins. ¿un récord de la hora a lo Bob Beamon?

Según publica esciclismo.com el británico Bradley Wiggins ha afirmado que podría batir el récord de la hora “mañana mismo”. El excampeón del mundo, que intentará batir el récord de la hora el próximo 7 de junio afirma con rotundidad que quiere superar los 55 kilómetros y dejar una marca que perdure 20 años. Más allá de las palabras, que pueden sonar a prepotencia, es cierto que se trata del intento de récord con mayor entidad de los últimos años.

Hay que recordar que el 2 de mayo el récord lo batió el británico del Team Movistar Alex Dowsett con 52,93 kms./hora. Parece que poco va a durar la alegría en la casa del pobre. Y el semidesconocido Dowsett cederá el testigo a Wiggins. Eso sí, falta por ver si realmente para Wiggins será una cuestión de coser y cantar, como viene afirmando. Y si podrá  superar los 55 kms., algo que solo han hecho Tony Rominger (55,29) y Chris Boardman (56,37), todo ello antes de que la UCI modificara las normas y dejara estos records en papel mojado.

Chris Boardman
Chris Boardman, con la postura de «Superman» de su récord de la hora de ciclismo

Ahora, con el cambio de normativa de la UCI, se vuelve a permitir el uso de la tecnología y la aerodinámica, lo que está incentivando a las marcas al desarrollo de avances que permitan un nuevo gran récord de la hora. Wiggins, en Londres, aspira a superar los 55 kilómetros y está tan seguro de ello que, quien sabe si batirá incluso los 56,37 de Boardman. El 7 de junio lo sabremos. Y, en función del resultado, podremos valorar si realmente es un récord que podrá perdurar dos décadas, como afirma el bueno de Wiggins, al estilo Bob Beamon en su enorme salto de longitud cuyo récord le duró 22 años.

El debate: ¿el uso de la tecnología y la aerodinámica son lícitas?

Al hilo de este post surge el debate de si se considera adecuada la normativa de la UCI de volver a permitir ciertos elementos aerodinámicos. En mi opinión, después de  varios años sin oír hablar del récord de la hora, el hecho de que vuelva a intentarse significa que la medida ha resultado positiva. Además, no se puede pretender permanecer ajeno a los avances tecnológicos para tratar de comparar al Mercks que batió el récord con el actual Cancellara, que afirmó querer intentar batir el récord con una bicicleta diseñada al estilo de las de la época de Mercks. Las formas de entrenamiento han cambiado, el ser humano evoluciona y seguiríamos sin saber quién realmente es mejor en esta disciplina, porque comparar generaciones tan dispares de ciclistas no tiene mucho sentido. Así que, a nuevos tiempos, buena cara y, como aficionados,  esperemos gozar de nuevos intentos y de una nueva rivalidad entre ciclistas por superar al anterior, salvo que Wiggins consiga una marca estratosférica que eche para atrás al resto durante algún tiempo. El 7 de junio estaremos expectantes a lo que ocurra en Londres.

Actualización: un récord de 54,52 kilómetros.

Finalmente Wigggins ha dejado el récord de la hora en 54,52 kilómetros. Un gran tiempo pero, al mismo tiempo, un tiempo batible a corto plazo.  Si corredores como Tony Martin o Fabian Cancellara se lo proponen, podrían batir este récord y apuntar hacia los 55 kms. Ya veremos si tienen las ganas y el apoyo necesarios para intentarlo en los próximos años.