Por qué los ciclistas jóvenes ganan a los mayores

La capacidad para reaprender constantemente es una habilidad humana que denota inteligencia y resiliencia. Y, en el ámbito del ciclismo, no iba a ser para menos. Todos los medianamente entendidos en ciclismo dábamos por sentado que las grandes carreras se ganan entre los 27 y los 32 años. Y, realmente, ha sido así durante décadas. Los ciclistas maduraban su fondo y a esa edad les llegaban sus grandes triunfos. Pero ahora toca reaprender. Son muchas las cosas que han cambiado en el ciclismo en los últimos años y una de las principales repercusiones es la capacidad de los jóvenes para ganar cualquier carrera. Por qué ganan los ciclistas jóvenes es la pregunta del millón en los mentideros ciclistas.

Desde luego ha habido excepciones de ganadores precoces a lo largo de la historia. Sin ir más lejos, Egán Bernal ganó el Tour 2019 con 22 años y no fue el ganador más joven de la historia. Eso sí, hubo que remontarse más de un siglo atrás para encontrarlo (Henri Cornet, francés, que ganó con menos de 20 años, en 1904, aunque fuera gracias a una serie de vicisitudes y polémicas que no vienen al caso). Miguel Indurain también brilló  a sus 20 años vistiendo el maillot amarillo de la Vuelta, pero fue más un momento de brillantez puntual que una seria aspiración a la victoria. De hecho, tuvieron que pasar varios años hasta que llegaran sus victorias más sonadas, entre ellas sus 5 Tours, cuando contaba con entre 27 y 31 años.

Bernal, con 22, o Carapaz, con 25, ganadores de Tour y Giro

En 2019 los ganadores de las tres grandes vueltas fueron Carapaz (Giro), Bernal (Tour) y Roglic (Vuelta), con 25, 22 y 29 años. Es decir, solo uno de los tres tenía la edad supuestamente apropiada para ganar una gran vuelta por etapas. Pero no solo está ocurriendo en las grandes vueltas, vemos desde hace varios años ganar a chavales como  Evenepoel, Van der Poel, Wout Van Aert, Enric Mas o Mad Pedersen.

La pregunta es si estamos ante una de las generaciones con más calidad de la historia del ciclismo o si hay otros componentes que estén agitando este cambio. En mi opinión, son varias las cuestiones que explican por qué ganan los ciclistas jóvenes.

La generación Z del ciclismo ya está marcando una época

Como abordamos en EntreGloberos estamos ante una generación que ya está marcando una época. Esto pasa de vez en cuando, coinciden varios portentos al mismo tiempo, llegados desde diferentes países, y convierten la competición en un espectáculo de calidad inusitada. Pues sí, mucho de esto hay en esta generación que gana Tours a los mayores.

generación ciclistas jóvenes

Recorte de kilómetros en las grandes vueltas

La Vuelta empezó hace unos años a recortar kilómetros de sus etapas con un rotundo éxito para el espectáculo. Giro y Tour copiaron la fórmula y ahora las grandes vueltas tienen menos kilómetros totales y con menor número de etapas maratonianas. ¿Qué significa esto? Que el componente «fondo» ha perdido peso, cuando antes era un condicionante esencial para el triunfo. La máxima capacidad de fondo ciclista sigue llegando en la franja 27-32 años, pero ahora ya no es tan relevante para ganar una gran vuelta. En cambio, esa «chispa» que se tiene con los 20-25 es fundamental para arrebatar segundos en un último puerto de una etapa de 140 kilómetros. Una ventaja para los jóvenes con la que antes no contaban.

Cómo ha cambiado el ciclismo el pinganillo

Las carreras sin pinganillo de antaño concedían al ciclista experto un plus para poder mostrar su experiencia, dónde atacar, dónde comer, cómo observar a sus rivales… El  pinganillo ha cambiado la forma de correr y ahora es el director deportivo el que marca las pautas y puede guiar al ciclista más inexperto a hacer lo más adecuado en cada momento. Otra ventaja para explicar por qué ganan los jóvenes ciclistas.

Cómo influye el descenso del dopaje

En décadas anteriores el ciclismo estuvo infestado de dopaje, como todos sabemos. Durante esos momentos oscuros a los ciclistas jóvenes se les cuidaba mucho para no quemarlos, participaban en menos carreras, entrenaban menos kilómetros y no participaban en las prácticas de dopaje. Es decir, para que realmente pudieran dar lo mejor de sí en la franja 27-32 se les mantenía limpios de dopaje durante edades más tempranas para ir «con todo» una vez cumplían esa edad. Eso provocaba que los más jóvenes no estuvieran en igualdad de condiciones.

Froome es el mejor de una generación modesta

Se que no se deben comparar épocas para determinar quién era mejor, pero en esta ocasión y sin que sirva de precedente lo voy a hacer. Los cuatro ciclistas que suman 5 Tours cada uno (Mercks, Hinault, Anquetil e Indurain) tenían una calidad absolutamente extraordinaria. Actualmente el ciclista con mejor palmarés en el Tour es Froome, con 4 Tours. ¿Se le puede comparar con cualquiera de esos cuatro monstruos? En mi opinión, no, El hecho de que Froome haya ganado cuatro Tours dice poco de su generación ciclista. Él es el mejor exponente de una generación  calidad modesta, razón por la cual un británico con escasos rivales tiene a un solo Tour empatar con los más grandes de la historia. Y razón por la cual los jóvenes se los están comiendo.

En definitiva….

Los próximos años nos mostrarán hasta dónde es capaz de llegar la generación Z del ciclismo. Pero el cambio es más que generacional. Antaño nadie se hubiera atrevido a pasar a un juvenil directamente a profesionales, saltándose la etapa amateur. Pero eso es lo que ha ocurrido con Carlos Rodríguez, un joven granadino al que le han saltado de categoría, pasando de la Fundación Contador a nada menos que al equipo INEOS. Eso es porque hay cada vez mayor confianza en el rendimiento de los jóvenes en este nuevo ciclismo. Así que lo dicho, toca reaprender sobre ciclismo y meter en las quinielas de cualquier carrera a los que consideremos  mejores, sin tener en cuenta su juventud.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.