Por qué los ciclistas se saltan los semáforos

Si los ciclistas tenemos una etiqueta social esa es básicamente que nos saltamos los semáforos. Y, por ende, que no respetamos las normas de circulación, que vamos a nuestro libre albedrío y que representamos un peligro.  Estas etiquetas encierran grandes falsedades pero también algunos matices de veracidad. Para ello es importante analizar cuál es la situación, en qué se basa la movilidad urbana y si los deslices son propios de los ciclistas o resulta que les ha tocado a ellos arrastrar la etiqueta que deberían llevar otros. ¿Por qué los ciclistas se saltan los semáforos? ¿Y por qué nadie se plantea por qué los peatones se saltan los semáforos? Vamos allá…semáforo

La movilidad de las ciudades se ha pensado para los coches. De hecho se planificó hace décadas para dar cabida al progresivo uso del automóvil como medio masivo de desplazamiento. Esa construcción de las ciudades conllevó la ubicación de semáforos para coches, pasos de peatones para  facilitar su convivencia con los coches y, en los últimos tiempos, glorietas para no sembrar la ciudad de más semáforos.

La observación y el sentido común nos dictan que es extraño que un coche se salte un semáforo. El accidente es demasiado probable porque un coche ocupa varios metros y la capacidad de reacción, en caso  de saltárselo, sería escasa. Por algo la ciudad y las normas se han diseñado para los coches.

Sigamos con la observación y vayamos a los peatones. ¿Es habitual que un peatón se salte un semáforo?  Pues lo vemos en cada momento y en diferentes variantes: cruzar en rojo, cruzar por donde no hay semáforo ni paso de peatones, cruzar mirando el móvil, andar ‘pachorramente’ por los carriles bici sin preocupación alguna por las bicicletas o cruzar sin mirar, simplemente dejándose guiar por el oído y obviando, por tanto, la posibilidad de que un vehículo silencioso, como un coche eléctrico o una bicicleta se crucen en su camino. Todas estas imprudencias son del peatón pero, claro, como peatones somos todos, a nadie se le ha ocurrido poner una etiqueta social a los peatones relacionada con la conducta incívica de muchos de ellos. Es preferible socialmente seguir pensando que solo los ciclistas se saltan los semáforos, un colectivo aparte que «nada tiene que ver conmigo». Son ellos, no yo…

Es mucho más fácil poner esa etiqueta a otros, como los taxistas, los conductores de autobús o los ciclistas. Y ahora llega el momento de abordar por qué los ciclistas se saltan los semáforos: una verdad incómoda para muchos. Aceptemos de partida que una parte de las personas que circulan semáforo ciclistasen bici  no respetan los semáforos. Seguramente una crítica desmedida y que cae en la generalización, pero aceptemos que puede ser cierta en una parte de este colectivo para analizar por qué sucede:

Los semáforos están hechos para los coches

Como decíamos antes, los semáforos se han puesto por y para los coches. Incluso si es un semáforo es peatonal, la razón última de su instalación es que los peatones puedan cruzar para no ser atropellados…por coches. Por tanto, los semáforos son un elemento totalmente antinatural para las bicis, no han sido creados para ellas.

El arranque de una bicicleta rodeada de coches

Qué pasa cuando una bici se para en un semáforo en un gran ciudad. Pasa que decenas de coches se acumulan a su alrededor. Pasa que el momento de mayor inestabilidad de una bici es el arranque. El semáforo se pone en verde, todos arrancan a la vez y la bici se queda en medio de una jauría de coches muy juntos. Momento de mayor riesgo porque, a su alrededor, decenas de coches aceleran junto a una bici que circula a 10 kms/hora. En definitiva, un semáforo implica un momento de riesgo para el ciclista. Ese mismo semáforo no entraña ningún riesgo adicional para el coche. Primera razón por la que algunos ciclistas deciden pasar el semáforo en rojo, pensando en su propia seguridad.

El riesgo alternativo de saltarse el semáforo

El hecho de saltarse el semáforo también implica  riesgos para el ciclista, Huelga decir que si es un cruce, saltarse el semáforo implica un riesgo alto, quizás más alto que el que supondría haber respetado el semáforo. ¿Entonces? Normalmente un ciclista no se salta un semáforo con un cruce. Se salta un semáforo peatonal o con una visibilidad amplia.

Pensad en vuestra vida como peatones. Os movéis con libertad, cruzáis en muchas ocasiones por donde no se debe, y, en la mayoría de ocasiones, no os estáis poniendo en riesgo. Porque observáis con tiempo si vienen coches, elegís los sitios con mayor visibilidad, etc… Pues la bici, en ese sentido, es muy parecida al peatón. Tiene mayor capacidad de reacción que un coche, puede detenerse de una manera casi inmediata, puede cambiar de dirección con  facilidad… de ahí que una parte de los ciclistas decida evitar ese momento de riesgo de quedarse esperando en el semáforo. Porque la alternativa, en la mayoría de las ocasiones, no solo se percibe como más segura, sino que es más segura. Aquí otra de las razones por las que los ciclistas se saltan los semáforos.

Dejar los coches atrás

Si os fijáis, en las grandes ciudades la línea de parada de los semáforos se ha dividido en dos líneas paralelas, una pensada para motos y bicis, y otra, más atrás, para los coches. Es una medida muy interesante en relación al tema que estamos abordando, porque esa línea y ese espacio para motos y bicis está pensado para que los vehículos de dos ruedas  puedan disfrutar de su propio espacio. Pero, ¿qué ocurre cuando se pone el semáforo en verde? Que las motos salen a toda leche y evitan la aglomeración que les viene detrás gracias a su rapidez de arrancada.

La bici, sin embargo, al impulsarse por la fuerza física del ciclista, se encuentra en su momento de mayor vulnerabilidad, por lo que el maremágnum de coches se abalanza sobre ella a los pocos segundos de que el semáforo se ponga verde. Al mismo tiempo, los conductores se encuentran ante un vehículo a esquivar, la bici, obligándose a cambiar de carril o a esperar pacientemente de detrás cuando quizás no tengan ni la paciencia ni el tiempo.

Dejar a los coches atrás al estilo moto se muestra como una fórmula segura para escapar del tráfico y de los riesgos que implica. La moto se protege con su salida ágil y rápida del semáforo. Y la bici, saltándose el semáforo. Es así, puede gustar más o menos pero es así.

Por qué las bicicletas no reciben multas por saltarse los semáforos

Esto es una falacia. Primero por comparativa. No muchas personas se preguntan por qué los peatones no reciben multas por cruzar por donde Cristo les dio a entender. Bueno, algún ‘malasuértico’ igual ha recibido alguna, pero es realmente raro. Lo normal es que la Policía Municipal haga la vista gorda incluso si ve alguna infracción de un peatón. Muy flagrante tiene que ser para que le pongan un recibo.

Con las bicis no pasa igual. Las bicis sí que reciben multas, en cuantías similares a las de los coches. Saltarse un semáforo en una bici en Madrid supone una multa de 200 euros,por ejemplo. De hecho, como informaba Brújula Bikes, las multas a ciclistas han crecido muchísimo en los últimos años. Por tanto, cuando un ciclista se salta un semáforo no es por falta de impunidad, sino por las razones que estoy abordando en este post.

Semáforos específicos para bicicletas

Como ya se publicó en EntreGloberos, varios países más avanzados que España en movilidad urbana han adoptado medidas que favorecen el desplazamiento de las bicicletas, como la ubicación de semáforos exclusivos para coches que no atañen a las bicicletas o de semáforos que se ponen en verde antes para las bicis, permitiéndoles que avancen lo suficiente para no ser engullidos por el tráfico.  Medidas que, sin duda, integrarían al ciclista como parte de la movilidad urbana y evitarían que, en tantas ocasiones, tengan que adoptar medidas de seguridad que pasan por saltarse las normativas viales actuales.

Con todo ello, queda de manifiesto por qué los ciclistas se saltan los semáforos, una verdad incómoda que requiere ponerse en nuestros zapatos y tratar los asuntos con la profundidad que se merecen. Para terminar, he de decir que, por supuesto, hay ciclistas incívicos que ponen en peligro a otras personas y vehículos, pero como ocurre en todos los colectivos.

Y como para opiniones, los colores, si tienes la tuya propia y quieres dejarla en EntreGloberos, hazlo en comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.