Área Ciclista Shimano de Soto del Real, un punto de descanso exclusivo para ciclistas

Curioso el área ciclista Shimano que se creó hace ya varios años en Soto del Real, en una zona de gran tránsito ciclista. Efectivamente, hasta Soto llega el carril bici que transcurre por la carretera de Colmenar; y desde Soto muchos ciclistas organizan sus rutas para acceder a la sierra de Madrid y subir puertos como los de Miraflores (Morcuera y Canencia), Lozoya (Navafría) o Navacerrada. Un punto de conexión que un emprendedor aprovechó para crear un punto de descanso y un servicio singular pensado en exclusiva para el ciclista y patrocinado por Shimano.
Los coches cuentan con las gasolineras pero prácticamente nadie se había parado a pensar en las necesidades de los ciclistas. Pero Miguel Angel Escudero, un emprendedor que ha visto aquí un negocio con potencial, ha apostado por la creación de este punto de descanso.


Si bien el acceso es gratuito y cualquiera puede entrar y sentarse en uno de los bancos a comer una barrita o puede también dejar su bici perfectamente sujeta con los ganchos de sujeción que rodean el área. Pero si quiere hacer otros usos, como lavar la bici o inflar las ruedas, entonces la máquina exigirá monedas. Al fin y al cabo, la iniciativa tiene carácter lucrativo y el creador está en su derecho de querer monetizar su idea.
Desde luego cualquiera es libre de poner el negocio que considere más rentable y con mayor potencial. Pero no puedo dejar de sentir cierto resquemor al ver que las carreteras cuentan con puntos de descanso (más allá de las gasolineras) adecuados para el conductor que viaja en coche, mientras que las bicicletas solo pueden contar con algo así cuando a un emprendedor se le ocurre esta idea como negocio. Si bien es cierto que ya hay muchas gasolineras que también cobran por servicios que antes siempre eran gratis, como el inflado de ruedas.
Pero bueno, al grano, el área de descanso está muy bien preparado para tomar un respiro, para hacer algún pequeño arreglo a la bici mientras está sujeta a los portabicis o incluso para comer algo, ya que cuenta con varias máquinas expendedoras de comidas y bebidas para el ciclista (y hasta para el no ciclista, ya que la venta de comidas incluye por ejemplo hamburguesas). No se en qué estado puede salir una hamburguesa de una máquina expendedora pero imagino que si algún día llego allí con la pájara de mi vida, la hamburguesa sabrá a la gloria más bendita jamás contada.
También cuenta con máquina expendedora de productos para la bicicleta, como aceites para engrasar al cadena. Para que veáis, si creías que los condones de colores era lo más que veríais en una máquina expendedora, nada más lejos de la realidad. Las hamburguesas y los aceites seguro que no estaban en vuestros planes de lo que en esta vida veríais dentro de una máquina de estas características.
Espero que algún día podamos obtener datos de cómo le está funcionando el negocio a Miguel Angel Escudero y, mientras tanto, os animo a conocer este peculiar punto ciclista con el que cuenta la puerta a los puertos de la sierra de Madrid. Lo que sí se es que cada vez que voy allí siempre hay ciclistas en su interior, o sea que algo tendrá…Así que ya sabéis, a disfrutarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *