La Vuelta a Madrid reaparece con una participación modesta y sin grandes pretensiones

Tras un año sin disputarse, la Vuelta a Madrid de ciclismo vuelve a escena con una participación modesta con la que seguirá sin llegar al gran público. La Federación Madrileña ha logrado sacar adelante el proyecto dando un giro al recorrido, al formato y a la propia comunicación de la carrera, que este año cuenta con un vídeo promocional, página web propia al margen de la de la propia Federación, página de Facebook, perfil de Twitter y, en definitiva, un lavado de cara en un nuevo de intento de relanzar un proyecto de difícil gestión.
La realidad es que el único equipo World Tour participante es el Team Movistar, además de que la Vuelta sigue sin contar con patrocinadores de peso de relancen una carrera abocada a la indiferencia, como ocurrió con su propia presentación, un acto casposete a la antigua usanza que ha pasado inadvertido a nivel mediático y que, según relata la propia Federación en su web,  con manidas frases como «la gran fiesta del ciclismo» y el relato de la presencia de concejales, directores generales y demás cargos que poco más han hecho que dar unas palabrejas de apoyo a un proyecto en el que, según demuestran los hechos y la inversión real, no creen.

ciclismo federacion
La Federación Madrileña sigue sin dar un impulso real a la Vuelta a Madrid de ciclismo


Y es que la organización no ha conseguido una implicación real de las instituciones. La que se supone que es la gran vuelta de Madrid ni siquiera ha conseguido que Telemadrid la retransmita , una de las pocas formas de captar el interés de los patrocinadores y de traspasar el lavado de cara teórico del que hablábamos a un cambio que de verdad impulse esta carrera.
La coincidencia de fechas con el inicio del Giro tampoco considero que sea la mejor elección para atraer la atención de los aficionados al ciclismo, que estarán más pendientes de la contrarreloj por equipos del Giro que del desenlace de la primera de las dos etapas de la Vuelta.
En la parte positiva tenemos el recorrido, con salida y llegada en Colmenar Viejo, para tener fácil acceso a los puertos de la sierra madrileña (se suben Canencia y Morcuera y en la parte final el Cerro de San Pedro endurecerá el tramo en el que se decidirá la carrera, antes de llegar de nuevo a Colmenar Viejo).
La segunda etapa será en Madrid capital, el domingo 9 en un circuito urbano en el Barrio del Pilar. Una forma de acercar el ciclismo a las calles de Madrid, aunque con la escasa promoción que se le está dando será difícil que se consiga atraer al gran público, más allá de los vecinos del Barrio del Pilar y los aficionados puros al ciclismo que decidan acudir a la cita.
En definitiva, poco ruido y pocas nueces para una carrera que necesita mucho más que un lavado de cara para afianzarse en el calendario nacional, y más aún en el internacional.